ENTREVISTA A PEDRO HUESA COBO, DIRECTOR DE DESARROLLO DE NEGOCIO

ENTREVISTA A PEDRO HUESA COBO, DIRECTOR DE DESARROLLO DE NEGOCIO

J. Huesa es una empresa andaluza con casi 50 años de experiencia en el Ciclo Integral del Agua, que cuenta con un equipo de trabajo multidisciplinar y capacidad técnica contrastada para dar respuesta a todo lo relacionado con el tratamiento del agua.

Acercándose a su cincuenta aniversario, conocemos en esta entrevista cómo ha sido su evolución y expansión hasta la fecha, así como los principales proyectos que han desarrollado y cómo afrontan el futuro de cara a los próximos años. Nos lo cuenta Pedro Huesa Cobo, director de Desarrollo de Negocio y tercera generación en liderar la empresa.

Pregunta: Sr. Huesa, usted es la tercera generación que lidera J. Huesa, una empresa familiar con 50 años experiencia. ¿Qué supone para usted asumir esta posición?

Respuesta: Es un orgullo formar parte de la tercera generación de esta empresa familiar, fundada por mi abuelo, Don José Huesa Lope, hace ya cincuenta años. Obviamente, es un desafío enriquecedor a la vez que entraña un alto grado de responsabilidad. Hay que tener en cuenta que, a pesar de haber trabajado todos los veranos de mi carrera en la empresa en los distintos departamentos, cuando me incorporé oficialmente hace cuatro años, llegaba a una empresa de largo recorrido, con un alto valor técnico y humano.  Contábamos con una plantilla que estaba en torno a los 35 trabajadores con una gran carga de trabajo, que simultaneaban (y hoy aún más) una gran cantidad de proyectos con un nivel de exigencia técnica muy elevado por parte de nuestros clientes.

Afronto el reto con la mayor ilusión del mundo y sacando partido al buen equipo que hago con mi padre. Aunque se suela decir que no es fácil tener al jefe en casa y en el trabajo, hemos alcanzado el equilibrio necesario para aportar mutuamente lo que nos falta, máxime cuando provengo del mundo de la economía y mi padre, Pedro Huesa Jiménez tiene más de 35 años de experiencia en el sector y con formación en ingeniería química.

P.- ¿Cómo ha evolucionado la compañía desde su incorporación?

R.- Cuando me incorporé en J. Huesa, llegué a una empresa que ocupaba ya un lugar destacado en el ciclo integral del agua y con tal carga de trabajo, que las instalaciones que teníamos se quedaban cortas, por lo que alquilábamos la nave adyacente a la nuestra para paliar la falta de espacio en el centro de producción.

«Es un orgullo formar parte de la tercera generación de esta empresa familiar, fundada por mi abuelo, Don José Huesa Lope, hace ya cincuenta años»

Uno de los primeros proyectos en los que me involucré, y que ha supuesto un gran paso para la empresa, ha sido la construcción de una nueva nave en el PIBO que nos ha permitido multiplicar por seis la capacidad de producción y optimizar los tiempos de respuesta con nuestros clientes.

Desde ese momento, puedo afirmar que seguimos inmersos en un proceso de reorganización e inversión constante, con el objetivo de poder ofrecer a nuestros clientes un servicio basado en la excelencia.

Salvo por el parón que hemos tenido durante el segundo trimestre de este año asociado a la situación de pandemia de la que parece estamos saliendo, la empresa ha ido evolucionando hacia unos valores de facturación y crecimiento que se corresponden con los objetivos que nos hemos marcado.

P.- ¿Qué soluciones ofrece J. Huesa en la actualidad al sector del agua?

R.- J. Huesa cubre el ciclo integral del agua y dispone de los medios técnicos y humanos necesarios para ofrecer a nuestros clientes los sistemas y servicios industriales para cubrir sus necesidades en lo que a tratamiento de agua se refiere.

Por eso, teniendo en cuenta lo que entraña el Ciclo Integral del agua y el recorrido de J. Huesa desde que comenzó su actividad, podemos afirmar que ofrecemos soluciones de todo tipo y para todos los sectores que van desde, por ejemplo, el estudio de la viabilidad de un proyecto, hasta la ejecución de un proyecto llave en mano, al que acompañamos con un completo servicio postventa.

Nuestra máxima de trabajo es dar un servicio de excelencia y resolver todas las necesidades de agua de nuestros clientes, de forma que tengan centralizado en un único proveedor las necesidades de agua derivadas del desarrollo de su actividad.

Nuestra actividad se centra en cinco grandes líneas de trabajo, desarrollados en cuatro departamentos interrelacionados entre sí:

  • Un departamento de ingeniería que cuenta de un equipo de profesionales de distintas ramas, ingenieros, delineantes y proyectistas, entre otros, capaces de diseñar, planificar y tomar decisiones en todos los campos de aplicación del tratamiento de aguas. El punto de partida de su trabajo comienza con la recepción de todos los datos del proyecto, al que le sigue una fase de diseño que culmina con la selección del proceso y tecnologías a desarrollar para cada cliente de forma personalizada.
  • Un centro de producción con personal altamente cualificado y con experiencia contrastada en la fabricación y ensamblaje de los componentes electromecánicos de una planta de tratamiento de agua. Nuestra fábrica supone un elemento fundamental en nuestra cadena de valor ya que nos permite dar una mayor agilidad a nuestros clientes al no subcontratar nada. Es más, disponemos de unas instalaciones que nos permiten atender y simultanear más de 20 proyectos a la vez.
  • Un departamento de I+D+i que nos permite cumplir con una de las líneas prioritarias de nuestro plan estratégico: estar al día con las nuevas tecnologías del tratamiento de agua. El hecho de contar con laboratorio propio y disponer de personal cualificado para ello nos permite hacer pilotajes a escala de laboratorio y semi – industrial. Por otra parte, en la última década hemos colaborado activamente con centros de investigación nacional e internacional en la fabricación de plantas pilotos de diversa índole y aplicación, tanto urbana como industrial.
  • Un servicio de Post – Venta que viene a completar todos los servicios asociados a una instalación de tratamiento de aguas como, por ejemplo, el mantenimiento preventivo y correctivo, la O&M de plantas de tratamiento de agua, el suministro de consumibles y componentes, entre otros.

P.- ¿Cómo valora la expansión que ha experimentado J. Huesaen los últimos años?

R.- Hago una valoración muy positiva de la evolución que J. Huesa ha tenido en todos los aspectos desde que me incorporé.

En el último lustro, hemos sido capaces no solo de mantenernos tras la crisis energética que sufrió el país, sino que además hemos sido capaces de crecer y consolidarnos en un mercado que está en constante evolución y con un alto grado de competitividad.

«J. Huesa cubre el ciclo integral del agua y dispone de los medios técnicos y humanos necesarios para ofrecer a nuestros clientes los sistemas y servicios industriales para cubrir sus necesidades en lo que a tratamiento de agua se refiere»

Nuestro crecimiento puede medirse no solo en números (aumento de la plantilla, facturación y del tamaño de nuestras instalaciones), sino también en el ámbito de aplicación de nuestra actividad: poco a poco hemos ido dotando a la empresa de todo lo necesario para ampliar el porfolio de soluciones que ofrecemos a nuestros clientes a nivel nacional e internacional. Cada vez estamos más presentes en el extranjero, tanto de la mano de grandes ingenierías y empresas españolas que tienen centros de producción en el extranjero, como de empresas autóctonas de América y África a las que ofrecemos nuestros proyectos llave en mano.

P.- Ha comentado que J. Huesa ha ampliado sus instalaciones, lo que refleja su crecimiento y consolidación en la industria. ¿Qué ha motivado dicha ampliación y qué significado tiene para la compañía?

R.- El crecimiento que ha experimentado J. Huesa en todos los sentidos hizo que las instalaciones en las que nos encontrábamos antes se nos quedasen pequeñas para ejecutar nuestro trabajo de una forma ágil y rápida. Más aún si tenemos en cuenta que tenemos centro de producción propio y somos especialistas en la ejecución de proyectos llave en mano de plantas contenerizadas, con el espacio que eso supone en el centro de producción.

Para facilitar el trabajo de nuestro personal de taller y con clara visión de crecimiento exponencial, decidimos apostar por la ampliación de nuestras instalaciones, por lo que a finales de 2018 nos trasladamos a nueva nave situada, también, en el polígono PIBO. Para ejecutar este ambicioso proyecto que nos ha permitido, no solo ampliar nuestra capacidad productiva, sino mejorar nuestras relaciones con clientes y proveedores, se hizo una inversión superior al millón de euros.

Ahora mismo, estamos llevando a cabo la ejecución de muchos proyectos a la vez con todo lo que esto conlleva en cuanto a requerimientos de personal, maquinaria, componentes y almacén.

 Pedro Huesa Cobo, director de Desarrollo de Negocio

P.- ¿Cómo afronta J. Huesa cada uno de los proyectos que lleva a cabo?

R.- Para abordar este tema, hay que tener en cuenta que J. Huesa tiene un equipo de técnicos – comerciales, algunos de ellos, como por ejemplo mi padre Pedro Huesa, con más de 35 años de experiencia en el sector. Este equipo, además de aportar una importante cartera de clientes, completa el servicio con tal nivel de conocimiento técnicos y de requerimientos, que facilita el trabajo al departamento de Diseño.

Una vez que el departamento recibe toda la información del proyecto y del cliente en cuestión, comienza la fase de diseño para la que se tiene en cuenta tres aspectos muy importantes:

  •  Por un lado, el análisis de los factores locales de nuestro cliente junto con el análisis de la problemática que nos plantea nuestro cliente. Para esto, nos apoyamos en nuestro know-how y amplio porfolio de tecnologías, de forma que buscamos aquella tecnología/s que más se ajusten a las necesidades de nuestro cliente.
  • Por otra parte, y no menos importante, se realiza un análisis económico de forma que se valoran y confrontan tanto los costes de inversión y de operación.

Una vez realizado este análisis, se selecciona la tecnología que cumple el óptimo económico en inversión y operación que se adapta al proyecto que nos ocupa.

P.- ¿Qué nuevos proyectos ha desarrollado la compañía desde que usted ocupa el cargo?

R.- La verdad es que desde que me he incorporado, la empresa no ha dejado de desarrollar nuevos proyectos, cada vez estamos ejecutando más en el tratamiento de aguas residuales industriales. Suponen un importante peso en nuestra compañía. Al mismo tiempo, estamos abordando la ejecución de proyectos llave en mano de pantas de tratamiento de aguas para procesos industriales a nivel nacional e internacional para distintos sectores de actuación.

«Nuestra máxima de trabajo es dar un servicio de excelencia y resolver todas las necesidades de agua de nuestros clientes»

Somos conscientes de que nos movemos en un entorno muy competitivo, y que para poder seguir estando en primera línea no debemos cesar en nuestro empreño de mejora continua e innovación, con la premisa última de dar un servicio de excelencia a nuestros clientes y convertirnos en su proveedor único del agua.

Para que esto sea posible, además de inversiones materiales e inmateriales que mejoran la eficiencia de nuestro proceso productivo, apostamos por un programa de formación continua de nuestro personal para el mejor desempeño de sus funciones.

P.- En 2021 J. Huesa celebra su 50 aniversario, ¿qué balance hace de su actividad hasta la fecha actual?

R.- La empresa ha evolucionado de forma creciente, ya que fue mi abuelo quién la fundo en el año 1.971 como una pequeña empresa distribuidora de material hidráulico y de calderería. Con el paso del tiempo, se encargó de añadir diferentes líneas de negocio y así empezamos con quemadores para caldera y todo aquello que estaba relacionado con la hidráulica en ese momento. En torno al año 1.990 se incorpora mi padre, que por desgracia no pudo compaginar durante mucho tiempo su trabajo con mi abuelo. Su inicio en J. Huesa coincidió con una época de fuerte sequía nacional, por lo que se encargó de hacer crecer la empresa con diversificando su actividad en diferentes actividades y áreas de negocio, para posteriormente en torno al año 2010 comenzar la actividad de exportación, inicialmente de la mano de grandes ingenierías españolas que desarrollaban la mayor parte de sus proyectos en el exterior y posteriormente de clientes finales que confían en nosotros.

Como puedes ver J. Huesa ha evolucionado positivamente y ha sabido adaptarse a los tiempos en los que nos encontramos, de forma que esta pequeña empresa familiar se ha convertido en una gran empresa familiar tanto para sus trabajadores como para los clientes.

P.- ¿Qué objetivos se ha marcado la compañía para los próximos años?

R.- Sin lugar a duda y como hablábamos antes, consideramos fundamental no cesar en nuestro empeño de innovación y mejora continua para mantener en el tiempo nuestra consolidación como marca y empresa en el sector del agua. En definitiva, queremos seguir desarrollando nuevos proyectos de referencia en todos los sectores y potenciar nuestro servicio post-venta, a nivel nacional e internacional.

Conscientes del impacto de nuestra actividad, queremos contribuir al Desarrollo Sostenible del planeta, especialmente en el sector del agua, mediante proyectos de optimización de energía y regeneración de agua. Al tiempo que queremos consolidar lo alcanzado hasta el momento, siempre atendiendo a las necesidades del resto de actores implicados, fundamentalmente empleados, proveedores y colaboradores.

Agradecimientos a iAgua por la colaboración en esta entrevista.