Planta de ósmosis inversa en la producción de químicos de automoción

21 Nov Planta de ósmosis inversa en la producción de químicos de automoción

Empresa dedicada a la fabricación, envasado y comercialización de productos químicos de automoción. Lanza una nueva línea de producción, formada por productos refrigerantes y anticongelantes. En su fabricación le surge la necesidad de mejorar la calidad y disponibilidad de agua para su proceso de producción. El equipo de J.Huesa ofrece una solución para cubrir esta necesidad, bajo la tecnología de ósmosis inversa.

 Instalación de una planta de ósmosis inversa

El agua utilizada en el proceso de producción es recibida directamente de un pozo. Siendo necesario un tratamiento específico para garantizar la calidad del agua que se aporta a la línea de producción. Y así mayor disponibilidad de agua. Para esto es necesario la instalación de una planta para tratar el agua.

La instalación por parte del equipo de J.Huesa, se compone de un sistema de bombeo para mantener el aporte continuo de agua a la planta de tratamiento, mediante doble paso de ósmosis inversa. Siendo necesario un sistema de filtración bicapa para asegurar el aporte sin solidos que puede contener el agua que proviene desde el pozo de bombeo. Con un sistema de doble paso de ósmosis inversa.

El doble paso de ósmosis inversa es necesario debido al elevado nivel de salinidad que se presenta en el agua. Siendo imposible conseguir una calidad final de agua inferior a 10 microsiems, ya que la calidad que presenta el agua de entrada a la planta es superior a los 3000 microsiems.

La tecnología de doble paso obliga a realizar un tratamiento intermedio para la eliminación del CO2 producido en el primer paso de ósmosis inversa. Esto es necesario, ya que no es posible retenerlo en las membranas. Debido a que se encuentra en modo gaseoso mezclado junto al agua producida. Para ello se dosifica en el aporte una cantidad mínima de sosa para poder precipitar el CO2 en modo gaseoso produciendo carbonato de sodio, el cual si es posible retenerlo en la membrana de ósmosis inversa en modo de sal.

El agua mejorada es utilizada directamente en el producto final por parte del cliente. La disponibilidad del agua permite un mayor volumen de productos, y con ello aumento de las ventas.

 Ventajas de una planta de ósmosis inversa

Debido a la falta de espacio en la zona final. Se ha fabricado un equipo autoportantes, este ha sido diseñados, instalados y puestos en marcha por parte de J.Huesa S.l. Esta instalación aporta al cliente:

1.- Solución sencilla y personalizada a sus necesidades actuales y futuras.

2.- La instalación del sistema de control permite un funcionamiento automático de las instalaciones. Dejando el 100% del control en el sistema automático y quedando el factor humano restringido a un mínimo control. Evitando así posibles fallos humanos.

3.-Los elementos fungibles de las instalaciones, son escasos, reduciéndose a cartuchos filtrantes y productos químicos.